Lo que debes comprar y lo que no te servirá en los primeros meses de vida de tu hijo

2013-08-25-02-21-55-THUMBS UP DOWN

La siempre interesante Buzzfeed hizo una encuesta entre más de 100 mil padres para conocer qué productos les han servido en los primeros meses de la crianza de sus niños. Entre ellos había productos que pensé alguna vez comprar, y otros que descarté de entrada. Con esto en mente, decidí armar una pequeña lista con los que considero los mejores y los que ciertamente me parecen ridículos y prescindibles.

1) Lo que tuvimos, pero casi nunca usamos: el calentador de pañitos

WIPES CALENTADOR

Ni siquiera en las madrugadas de invierno el calentador de pañitos húmedos fue algo útil. No lo compramos pues una amiga nos lo prestó y tengo que decir que felizmente no lo hicimos porque, a mi criterio, la “cualidad” de esta máquina se acaba prácticamente a los pocos segundos de que el pañito vuelve al ambiente. Es decir, si hace frío, el pañito se volverá a enfriar rápidamente. Sí, uno puede pensar que en la noche, cuando el bebe duerme, un pañito caliente evitará que se despierte. Nah, no será un pedazo de tela fría la que realmente cause eso. Si debe despertar, despertará.

2) Lo que pensamos comprar, pero al final no compramos: el cambiador

CAMBIADOR

El criterio para decidir no comprar un cambiador fue bastante simple: El cuarto de Catalina es pequeño y necesitábamos aprovechar al máximo el espacio. Aunque, ya con algo de distancia de aquellos primeros días de paternidad, puedo decir que no son necesarios para nada: cualquier espacio plano nos servirá para cambiar a un niño. O ni tan plano: a veces las piernas de la mamá en el asiento trasero del auto también sirven. O la cama de un familiar o un baño público. Si necesitan ahorrar espacio, ahórrense esta compra.

3) Lo vimos, lo pensamos, lo descartamos: un termómetro para la tina

termometro de baño

Es cierto: con el ánimo de proteger toooodo lo que se pueda a nuestros hijos, a veces pensamos en comprar miles de aparatos como este termómetro para la tina. ¿Pero realmente sirve? Sí, sirven tanto como una mano metida en el agua un ratito, con la diferencia de que sabrás exactamente la temperatura exacta. Pero en cuestión de baños, solo hay dos opciones: caliente o frío. Y saberlo no es difícil. Y sí, si a ti te parece caliente, a tu bebe también le parecerá caliente. Y viceversa.

4) Una compra de la que estuvimos seguros: el carrier

CARRY

No nos fue bien con el fular, creo que porque lo compramos tarde, pero el carrier nos sirvió mucho, básicamente porque Catalina nunca se adaptó bien al coche (y al final lo regalamos). Para ella siempre fue más simple ir en este aparatejo que nos costó unos 15 dólares en Amazon. Fue más simple y, sobre todo, sació su enorme curiosidad, pues la podíamos llevar mirando al frente sin problemas (y aunque muchos se opongan a esta forma de transporte). Eso sí: aconsejaría comprar uno que tenga un soporte adicional para la espalda, pues este es bastante cómodo pero cuando el bebe gana peso se empieza a sentir la necesidad de tener un respaldo más sólido. Existen, solo hay que buscar bien.

5) Un regalo muy útil, pero no el tradicional: la silla de comer

SILLA

Nos llegó en el babyshower y de entrada nos pareció efectivo. Coincido con la minoría de la encuesta, pues nuestra silla de comer también se ajusta a una de las de nuestro comedor. Basta con los tres agarres que tiene y queda segura. ¿Lo mejor? No le añadimos una silla más a la sala, adaptamos una. Por lo demás, son fáciles de limpiar y Catalina, enorme como es, la pasa muy bien.

6) Si eres flojo, esto es para ti: la mezcladora de leche en fórmula

LICUADORA FORMULA

¿Cuán sencillo es mover por unos diez segundos un biberón? ¿Por qué, entonces, tendríamos que comprar una licuadora de leche en fórmula? Sencillamente inútil. Un gasto innecesario.

7) Y este es aún peor: pañitos húmedos para chupones

EXTREMO CALENTADOR DE CHUPON

No lo he encontrado en el mercado peruano, pero me ha parecido alucinante. Sí, hay inventos que parecen retar lo absurdo. Estos pañitos especiales para chupones son uno de ellos. En esta tienda online venden la bolsa de 36 a casi 4 dólares. ¿Pagarían por ello? Yo no.

8) Seguramente sirva, pero a nosotros no: la almohada de lactancia

ALMOHADA LACTANCIA

La dura época de lactancia de Paola nos llevó por mil y un caminos creativos. Y, para hacer el proceso más cómodo, compramos una de estas almohadas. Después de algunas pocas usadas, mi mujer sencillamente dejó de buscarla, tal parece porque le quedaba grande o lo hacía todo más difícil. Quizá es que no la sabíamos usar, pero no lo creo: su ajuste es bien simple. Pasa: hay cosas que no están hechas para uno. ¿La solución? Una buena posición para amamantar. Simple. Eficaz.

9) Opiniones encontradas entre las mamás modernas y las tradicionales: zapatos antes de los seis meses

ZAPATOS

Poco a poco hemos ido usándolos más. Catalina, casi de once meses, los lleva muy cómoda. Incluso hemos sucumbido al consejo de antaño: los célebres ‘pibes’, esos zapatones que, aseguran, brindan estabilidad al infante. Sí, algunos nos han dicho que durante el primer año los bebes no necesitan zapatos sino ir en medias o descalzos. Para que tengan un contacto más directo con el suelo, dicen, o para que su pequeño pie no se dañe. No se los pusimos antes de los seis meses, pero ahora preferimos guiarnos por el instinto y, muchas veces, por el instinto de nuestra hija, caminante sin camino. Y nos va bien. Y cuando lo sentimos va completamente descalza, libre y feliz.

10) Dios: El monitor

MONITOR

Para demostrar su eficacia, este aparato tiene opiniones casi divididas. Para nosotros es dios: aunque no lo parezca, esta máquina nos permite dormir sin estar tan paranoicos. Claro, al principio no era así, al principio la luz de la pantalla o los pequeños ruiditos que lo hacían funcionar nos mantenían en vela. Pero eso pasa y, a la larga, tienes una especie de nana que te avisa cuando es hora de la leche o de despertarse. Si les pasa como a nosotros, incluso sabrán diferenciar un quejido en medio de un sueño o el llamado de la comida. Aprenderán incluso a, instintivamente, no hacerle caso a los primeros y seguir durmiendo. Para mí, es el gran compañero de todo nuevo padre que decida pasar a su hijo a un cuarto.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s