Todo está bien (incluso tus miedos de padre)

todoestabien-1

Me faltan dedos de la mano (y de los pies) para contar las veces que hemos buscado ayuda de amigos, familiares, conocidos y incluso completos extraños en esta travesía de 24 horas y siete días a la semana llamada Catalina. Confieso que no ha sido en vano, como tampoco, creo, muy fructífero, porque cada quien tiene una opinión muy distinta para cada tema y tarde o temprano se suele acabar tan perdido como cuando se empezó.

Es natural: Pao y yo somos papás primerizos y el miedo es parte de esta aventura de ‘sueñus interruptus’, ‘vacunis lacrimosus’ y ‘lechitus con gaseovetus’. Un miedo que se desborda al menor golpecito. Un miedo que, pese a todo, moviliza.

Y si hay algo que me tranquiliza luego de cada “gran” susto es pensar que cada uno de ellos nos llevó a buscar la mejor solución para “preservar” la vida de nuestra hija (sí, parece un drama, pero en el momento no lo es), o acaso para mejorarla o, al menos, hacerla menos difícil.

El amor por un pequeño ser mueve montañas.

Han pasado siete meses y medio en los que, a diario, Catalina nos sorprende. De sus primeras comidas ha pasado a buscarme con los brazos al verme llegar (y a molestarse con su madre si no lo hago) y, ahora último, a ponerse de pie.

Frente a esos miedos, cuando los hemos ya olvidado, y con una felicidad única, podemos decir o al menos pensar: todo está bien.

Porque sí:

  • Si tu bebé se enferma y sientes que su cuerpecito se deshace de dolor y llanto, está bien: es la única forma que tendrá de aprender a ser fuerte.
  • Si acaso una noche despiertas y buscas la cuna y notas que se ha destapado cuando hace mucho frío, está bien: un poco de aire le producirá mocos al día siguiente, tal vez algo de malestar. Y allí estarás tú. ¿Importa más?
  • Si algunas noches, o incluso semanas, no duerme bien y se despierta cada dos horas o cada hora, todo está bien. Aprender a hacer las cosas como deben ser toma tiempo. Y sí: no dormir puede ser el peor castigo, pero si quien lo hace es tu mejor premio, ¿por qué no? Nada es para siempre. El sueño volverá tarde o temprano.
  • Si un día se olvida de hacer, está bien. A lo mucho, tendrá una noche con fastidios y pedirá mucha leche. Los bebes pueden pasar días sin hacer sus necesidades. Quién mejor que tú como padre para reconocer lo que le molesta y lo que no. Si está con fastidios, la solución es simple: deja que tus brazos hagan lo que mejor saben.
  • Si una noche no deja que la sueltes, si solo busca que la arrulles y llora al momento en que intentas dejarla en la cuna, probablemente no vaya a necesitar nada más. Está bien: convéncete de que eres lo único capaz de mantenerla tranquila. Créanme: a Pao y a mí nos ha pasado. Y es el mejor remedio. El amor contenido en un abrazo. ¿Un mejor y más simple mensaje que ese? Ninguno.
  • Si piensas que la cuna no es lo tuyo, olvídala, y de paso manda al diablo a todas aquellas personas que te aconsejaron lo contrario. Nada prueba que un bebe crezca mal si comparte tu cama. Catalina duerme en la suya, pero algunas noches la hemos devuelto al lugar en el que pasó su primer mes. Porque sí: necesitábamos descansar y esa era la única forma en que ella también lo hacía. A veces extraño su aroma, y su manito cogiéndose de mi dedo. Es una nostalgia natural. Todo está bien.
  • Si sus manos tocan un juguete sucio o de otro niño o la tierra que, naturalmente, se ha apoderado del piso de tu casa, está bien: su cuerpo es tan sabio que aprenderá rápido a reconocer los bichos que la rodean, y que a partir de allí la acompañarán siempre. Serán amigos. Acostúmbrate a ser amigo de la suciedad, porque para ellos es simplemente divertida.
  • Si acaso es un reloj suizo y sus horas de dormir y comer están milimétricamente programadas, está bien. Quédate en casa hasta que todo eso ocurra. Nadie te va a reñir lo suficiente si tienes la “carta de la bebé”. Y si alguna vez se te olvida alimentarla, está bien. Te aseguro que no va a enfermar. Y es más que probable que el mensaje de olvido te llegue cuanto antes.

Está todo bien: un bebe requiere de poquísimas cosas complejas en este mundo.

Tú también. Una de ellas es amor, y eso no se aprende.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s