Todo lo que un padre puede hacer en 120 minutos

chamba-1

En 120 minutos: ayudas a tu mujer a bañar a tu hija (haces lo que puedes), llevas un chupón limpio para que cuando termine de tomar la leche pueda dormirse tranquila, dejas la toalla secando, lavas el bañador, sacas los pañales de la basura sin hacer ruido porque ya se durmió y en la primera media hora su sueño es ligerísimo, recoges todos los biberones sucios de la casa y los lavas antes que el resto del servicio, te cercioras de que cada envase quede muy limpio, los ordenas meticulosamente en el esterilizador (imaginas un ángulo de Kubrick sobre ellos), echas 200 ml de agua del caño y marcas 4 minutos en el microondas. Iniciar.

Lavas el servicio, aprovechas y lavas el balde donde echan el agua para tomar porque se ha empezado a honguear sin que nadie lo notara (ha ocurrido dos veces desde que Catalina nació, hay cierta lógica en ello), lavas los termos y hierves agua para echarle a cada uno, lavas el nuevo vasito en el que tu hija tomará los jugos de granadilla y eso, te detienes dos minutos para leer sus instrucciones y te das cuenta de que no puedes esterilizarlos, viertes el agua hervida en los termos y en el más pequeño, con el que le prepararás las dos leches de la noche, ordenas todo en su cuarto, porque allí estará más cerca de tu habitación y en la noche necesitas todo cerca, nada lejos, lavas el basurero de los pañales porque sí, hay que hacerlo siempre, lo dejas secar en el lavadero en donde cae la espuma de la lavadora, pues en medio de todo eso echaste algo de ropa, trapeas la cocina, le echas agua a un pañito y limpias los juguetes que tu hija se llevará mañana a casa de su abuela, donde pasará medio día mientras su madre y yo trabajamos, ordenas la maleta con la fórmula en ese envase gracioso que separa tres dosis de 4 onzas cada una, organizas las colchas que quedaron en el sofá luego de salir a almorzar y jugar en el parque, lavas un babero de jebe que su mamá le compró esta noche, guardas toda la basura en la bolsa negra grande y, luego de bajar un piso (vives en un quinto), regresas a casa para coger las llaves del carro: hay bolsas con compras, las más pesadas de todas, que debes recoger, dejas la basura y enrumbas al auto, cinco pisos con varios kilos en cada mano, es un domingo cualquiera y sí, se está cansado, pero aún faltan cosas.

En casa nuevamente, echas un vistazo a la sala, hay silencio, la bebé duerme plácidamente, la lavadora está a punto de terminar su último ciclo del día, colgarás la ropa, se caerá una prenda al suelo, la recoges y de paso abres el gran ventanal para que el frío haga lo suyo y la humedad no termine de matarlos, también abres el esterilizador para que los biberones se enfríen, cuando ya lo están armas la primera dosis, que Catalina tomará a la 1 de la mañana, o a las 3, si es buenita, y dejas la segunda casi lista, ¿habré respirado en algún momento?, piensas, y seguramente sí, entras a la habitación, pones el celular a cargar, entra a la habitación de Catalina y ordenas sus juguetes y pliegas el tapete de juegos y apagas los juguetes que hacen ruido y música y organizas sobre el sillón la ropa que estaba hasta hace un minuto sobre su cuna, todo está listo por aquí, los biberones, el agua fría, el agua hervida, la leche, el gaseovet, te despides del cuarto, entras al baño, te lavas, te cambias, entras a la habitación y besas a Pao, le pides que duerma, porque mañana será un día ajetreado, como todos estos días de los últimos seis meses y medio, y te sientas un rato, con una música extraña en los parlantes, voces de mujeres que hablan de orgullo, melodías bien pop que terminan por adormecerte.

Mis piernas, mis brazos, parecen dormirse antes que el resto de mi cuerpo, mis ojos no se cierran pero están a punto, en esta casa han pasado 120 minutos.

Anuncios

4 comentarios en “Todo lo que un padre puede hacer en 120 minutos

  1. Manuel dijo:

    Hace 2 noches que mi pequeñín ha tenido fiebres continuas por una infección a la garganta. Como trabajo de noche, cuando llegaba a casa lo encontraba con calentura, cuidado por su mamá. Anoche el sueño me ganaba, así que puse mi alarma cada 30 minutos para asegurarme que la fiebre no vuelva. Hoy mi cara está igual a la de un oso panda pero valió la pena. Al verlo despertar sonriendo y de buen ánimo me hizo el día…

    • Beto Villar dijo:

      Sí, he pasado pocas de esas aún, pero me identifico contigo. Eres un gran padre, Manolito, una sonrisa es, sinceramente, todo lo que uno necesita. Y estar allí para apoyar a la mamá vale mucho también. Un abrazo y gracias por comentar!

  2. Giuliana dijo:

    Recuerdan la peli ” el día de la marmota” ? Donde el mismo día a día se repetía y repetía inagotable ( y casi psicòticamente) ? A veces se siente eso.. Dices para tus adentros ” cuando tendré una noche o día normal? Donde se duerma más de 4-5 horas por la noche, donde el día no sea una rutina interminable de todo esto que hay que hacer por los niños.. En mi caso 2 , armar maletas y mochilas, formulas, mudas, bañar y cambiar pañales o limpiar potos y cacas y más cacas.. Marmota day again and again, lo bueno es que crecen, van valiendose por sí mismos( y muy rapido) y volverá el día donde una duerma de corrido otra vez.. Eso hara que todo lo veas distinto, ya no será un dia de la marmota y cada tarea del día sera un placer.. Agotador siempre y lindo, me pasa cada fin de semana donde nk tengo ayuda en casa, a las 8 pm se nos cierran los ojos! Salir a pasear o tomar desayuno un domingo parece un reto imposible de lograr ( por lo menos antes de mediodía) .. Pero la cosa se organiza sola.. Los hijos nos van ayudando y se aprende mucho en el camino, qúe es mejor tal veZ bañarnos todos la noche anterior, dejar las maletas listas para salir, etc, etc.. Se aprende tantísimo! Siempre pienso que ser papá es la chamba más difícil del universo..pero como nos fortalece no? No hay día que no me sienta bendecida por mis hijos, no hay día que por un momento no quiera salir corriendo a dar aunque sea una vuelta a la manzana y respirar en silencio..es necesario hacerlo, así como sin problemas pedir ayuda .. Y recibirla Felices.. Me alegra tantísima tu paternidad beto..crecerás no sabes cuanto!
    Disfruta y no mueras en el intento.. No hay fòrmula para esto solo observa y disfruta el viaje!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s